SE INTENSIFICAN ASALTOS A AUTOMOVILISTAS EN LA SIGLO XXI Y NADIE HACE NADA

—.A pesar de que las autoridades dicen y gritan que la inseguridad ha disminuido, la realidad es otra, al grado que se atreven a atracar hasta quince o 20 vehículos y duran más de una hora y la policía ni sus luces–.
—.Raúl PUENTE-MORALES—.
Hemos sido testigos como las autoridades federales, estatales y municipales ha, señalado que la estrategia del Grupo de Coordinación Michoacán implementada principalmente en Tierra Caliente, está dando los resultados esperados, la realidad es bien distinta, los asaltos a todo tipo de automovilistas a lo largo de toda la autopista Siglo 21, es cosa común todos los días y a todas horas, sin que ninguna autoridad llegue a tiempo para impedirlo y eso que cada asalto dura más de una hora, ya que hacen filas hasta de un kilómetro y los despojando a los ocupantes de los vehículos uno por uno.
El tramo más socorrido para los asaltos, son la autopista entre las casetas de cobro de Las Cañas y Santa Casilda, donde los delincuentes atraviesan una pipa sobre la carretera y obviamente los vehículos deben parar al no poder continuar y en cuanto se para uno tras de otro, los pillos salen con armas en la mano y van exigiendo la entrega de todo lo de valor y después que han terminado, retiran la pipa y les ordenan a todos seguir su camino.
Para muestra basta un ejemplo el viernes pasado por la tarde, más de 15 vehículos fueron parados y los fueron despojando de sus pertenecías y cuando vieron los delincuentes que otros automovilistas se daban la vuelta para no ser atracados, a bordo de camionetas quizás robadas, salieron tras aquellos para detenerlos y robarlos, el colmo del descaro.
Pero las autoridades que sesionan cada rato en poblaciones principalmente de la Tierra Caliente, al término de las mismas, señalan y dicen que la inseguridad ha decrecido, que las estrategias han dado resultado y se juntan para sacarse la foto, pero la realidad es otra los robos, asaltos, atracos y toda clase de tropelías siguen a la alza y por desgracia no hay quien pueda evitarlo y acabar con este flagelo para la sociedad.

Temas Relacionados