MONUMENTAL LA PROCESION DEL SILENCIO EN LA BELLA CIUDAD DE MORELIA

procesion

—.Un trabajo excelente de Turismo municipal a cargo de Enrique Rivera y la propia Iglesia michoacana—.

 Raúl PUENTE-MORALES—.

En medio de un profunda oscuridad y solemnidad  que se conjugaron la  noche  de este viernes santo en el primer cuadro de Morelia, más de 30 mil católicos y turistas presenciaron  la Procesión del Silencio, la cual simboliza el acompañamiento y el pésame del pueblo para la virgen María después de la crucifixión de su hijo Jesús.

Por ello el Ayuntamiento de Morelia y la arquidiócesis de Morelia trabajaron en conjunto para brindar a los asistentes una experiencia lúgubre, las calles del centro histórico de Morelia lucen prodigiosas, fueron  la escenografía perfecta para el acto solemne de la Procesión del Silencio en su edición XXXIX.

La única luz  que se podía ver desde lejos era la que emana  de las veladoras de los penitentes que encabezaban la procesión, provenientes de veinte cofradías todas de esta ciudad capital, las cuales cantaban saetas,  los cánticos mezclados con la atmosfera lúgubre, crean en los asistentes una sensación de pérdida y solemnidad por la muerte de Jesús.

El recorrido comenzó poco antes de las siete de la noche sobre  la Calzada Fray Antonio de San Miguel mejor conocida como calzada de San Diego, continuando por la Avenida Madero en dirección hacia Catedral, para dar vuelta por la calle Morelos, y voltear  hacia la Plaza Valladolid, para tomar Vasco de Quiroga y llegar finalmente a Capuchinas en la parroquia de Mater Dolorosa, una tradición que perdura y distingue a Morelia, un trabajo excelente de Enrique Rivera titular de Turismo municipal y su equipo.

Temas Relacionados